Mientras que las empresas solían analizar pequeñas muestras de clientes en un solo punto en el tiempo, ahora pueden mantener constantemente el pulso de prácticamente todas las percepciones de los clientes en cualquier momento. Sin embargo, solo los humanos pueden arreglar o mejorar los procesos y las políticas que conforman la experiencia del cliente y responder con empatía a las preocupaciones de un cliente.

Las redes sociales agregaron una nueva y rica veta de diálogos con los clientes para aprender y presentar quejas sobre la experiencia en exhibición pública. Con tantos datos digitales ahora disponibles la mayoría de las empresas deben saber en tiempo real cuando surgen problemas y ser capaces de responder de manera proactiva. Es fundamental que los equipos traduzcan los comentarios en acciones, identificando y lanzando mejoras en los procesos apostando a un efecto positivo en las experiencias de los clientes con la compañía.

Hablar directamente con los clientes permite que el equipo comprenda lo que quieren las personas reales, en lugar de especular o pensar en términos del cliente promedio. Big Data no reemplaza esta capacidad para profundizar  en lo que las personas perciben, pero puede amplificar el valor aplicando las lecciones a través de una amplia base de clientes.

Las empresas más efectivas utilizan el análisis de Big Data para ampliar sus capacidades de servicio, adaptar y mejorar la experiencia de sus clientes. Esto en conjunto al  toque humano aporta a la creatividad y a lograr la lealtad de los clientes dado que se trata de construir relaciones.

Si necesita más información sobre Big Data o necesita que uno de nuestros especialistas lo asesore con el objetivo de ayudarlo a lograr sus metas más importantes, crecer y generar una conexión más duradera con sus clientes haga clic en el siguiente enlace o escríbanos a ayuda@customertrigger.com

Leer  otro artículo relacionado: 4 Consejos para aprovechar al máximo “la voz de tus clientes”