Un cambio demográfico radical está transformando la naturaleza de los mercados de consumo. En el pasado el crecimiento de la población impulsó más de la mitad del consumo mundial. Actualmente el crecimiento de la población se ralentiza y se reducirá a solo una cuarta parte en los próximos 15 años, por lo que el gasto per cápita será el nuevo motor del crecimiento del consumo.

En este nuevo esquema, las empresas necesitan saber qué consumidores tienen el mayor potencial de compra, dónde están, qué quieren comprar y qué impulsa su gasto. Hay varias sorpresas que debemos considerar.

Por ejemplo, las personas mayores de 50 años compraron casi dos tercios de los autos nuevos vendidos en los Estados Unidos en 2011.

Los jóvenes en China están aprendiendo a amar el café.

Los millennials de América del Norte no confían en las afirmaciones de la compañía sobre sus productos, pero están felices de dejar una habitación en su casa a un desconocido en quien confían debido a una calificación de Airbnb.

En los próximos 15 años, más del 91% del crecimiento del consumo mundial durante este período provendrá de los consumidores que habitan en las ciudades. Se visualizan tres grupos. El primero de ellos es el grupo de edad de más de 60 años en los Estados Unidos, Europa occidental y el noreste de Asia. Su número crecerá en más de un tercio hasta situarse en 222 millones en 2030. En esos 15 años, generarán más de un tercio de crecimiento del consumo mundial.

El segundo grupo son los consumidores chinos en edad laboral de 15-59 años. Se espera que su número aumente en un 20% o 100 millones de personas y que su consumo per cápita se duplique. Ellos son más optimistas sobre su futuro financiero y están dispuestas a gastar una mayor proporción de sus ingresos disponibles que sus contrapartes en las generaciones anteriores.

En tercer lugar están los consumidores en edad laboral de América del Norte, que ya constituyen un mercado importante, que continuará creciendo en cantidad y gasto per cápita.

Regulaciones, actitudes hacia la salud y la belleza, educación, factores culturales como la religión,  tecnología, entre otros, nos deben mantener atentos a los cambios que afectarán los mercados del consumo y harán que los esfuerzos de marketing deban ser aún más asertivos y personalizados.

Fuente: Instituto Global McKinsey

Si necesita más información sobre Tendencias de consumo o necesita que uno de nuestro especialistas lo asesore con el objetivo de ayudarlo a lograr sus metas más importantes, crecer y generar una conexión más duradera con sus clientes haga clic en el siguiente enlace o escríbanos a ayuda@customertrigger.com