La tecnología de CRM seguirá creciendo y evolucionando para ofrecer experiencias verdaderamente diferenciadas. Es interesante revisar sus avances y visualizar lo que viene.

En los años 90 la tecnología se centró en la automatización de procesos comerciales. En la década del 2000, los sistemas de CRM evolucionaron para convertirse en una herramienta que gestionaba todas las relaciones comerciales y analizaba las interacciones y datos de los clientes a lo largo del ciclo de vida del cliente. También se introdujo el CRM basado en la nube.

¿Hacia dónde se dirige CRM en 2018?

1) Automatización del flujo de trabajo personalizado mediante Inteligencia Artificial (IA).

Será el avance más destacado para CRM este año. IA encenderá los sistemas de CRM para aprender de las interacciones a través de datos, ayudará a encontrar respuestas a nuestras preguntas, predecirá nuestras necesidades y se ocupará de tareas tediosas u olvidadas para que las personas se puedan enfocar en las más importantes.

2) De las redes sociales al CRM Social.

Esta es la próxima frontera en la gestión de relaciones con los clientes. Las interacciones a través de bots de servicio en los sitios de redes sociales mantendrán a los clientes comprometidos con las marcas y las compañías, ya que pueden influir en la imagen y la percepción de una empresa. También dará a las organizaciones acceso a información sobre el comportamiento y las opiniones de los clientes.

3) Mayor integración con herramientas y servicios externos.

Las soluciones móviles y basadas en la web deben integrarse con un CRM para mejorar la productividad. Por ejemplo, las aplicaciones se pueden usar para mejorar la productividad del usuario y ayudarlos a realizar el trabajo de manera fácil y sin problemas.

4) Mensajería Snackable.

La personalización continuará impulsando la experiencia individual del cliente. CRM seguirá siendo fundamental para llegar a la audiencia correcta, exactamente donde y cuando necesitan recibir el mensaje.  Bots en Facebook Messenger, por ejemplo, ya pueden determinar los datos demográficos de los usuarios, así las organizaciones pueden identificar segmentos de mercado potenciales,  rastrear patrones de tráfico y ventas para personalizar los mensajes a los clientes en base a esta información.

La ola digital cambiará la función de administrar las relaciones con los clientes a una actitud proactiva y las organizaciones deben participar activamente en su adopción y desarrollo. La integración, la personalización y la identificación de información relevante ayudarán a las empresas a tratar con los clientes de la mejor manera posible.

Si necesita que uno de nuestros especialistas lo asesore con el objetivo de ayudarlo a lograr sus metas más importantes, crecer y generar una conexión más duradera con sus clientes escríbanos a ayuda@customertrigger.com

Leer  otro artículo relacionado: Métricas con sentido