Un enfoque básico para cualquier estrategia que pretenda triunfar en la nueva economía digital debe contar con estos pilares.

Los consumidores de todas las edades se sienten cada día más cómodos
realizando transacciones electrónicas desde sus dispositivos móviles. Los factores que convergen para crear este nuevo modo de ver y de operar son variados: big data, almacenamiento en la nube, movilidad y redes sociales son solo algunos de esos factores que dan valor a la nueva economía digital que se enfoca en priorizar las necesidades de los usuarios o clientes finales.

Son muchas las industrias que han tenido que parar, poner atención y corregir su rumbo en un periodo corto y eficazmente. En cualquiera de ellas, un negocio que desee crecer debe considerar los numerosos factores de este nuevo escenario. Lo más importante es saber aprovechar los datos con los que ya contamos para generar estrategias enfocadas en el cliente o usuario final.

Un enfoque básico para cualquier estrategia que pretenda triunfar en la nueva economía digital debe contar al menos con cuatro pilares:

  1. Expectativas del cliente:
    Ninguna transformación representará un desafío más difícil que el querer satisfacer las expectativas de nuestros consumidores. Lo primero que debemos entender es que los usuarios y clientes se siente empoderados. Las expectativas van más allá del uso simple; actualmente se espera que se provea de experiencias significativas y proactivas que se hacen cada vez más difíciles de crear. Se acabó la era de presumir que el consumidor es un ser pasivo.
    Uno de los facilitadores de este proceso es el big data, tan popular en estos días.
    Para prosperar es necesario aprovechar la información de los usuarios para parchar fallas en nuestros sistemas que puedan afectar la experiencia y por lo tanto como se perciben nuestros esfuerzos por satisfacer necesidades. Reforzar la seguridad cibernética debe ser prioridad en este proceso.
  2. Mejorar los productos
    Las compañías que están prosperando integran productos y servicios relacionados de una manera sofisticada, lo que permite restructurar los limites de la industria y muchas veces crear industrias completamente nuevas.
    Como ejemplo, Schindler, el gigante en la fabricación de ascensores y escaleras mecánicas, ha podido expandir su negocio más allá, convirtiéndose en una empresa que entrega soluciones de movilidad para diferentes necesidades llegando a nuevos clientes como hoteles, aeropuertos, centros comerciales y estadios.
  3. Colaborar para innovar
    Las empresas deben invertir y apuntar a la innovación en su área, generando así un ambiente altamente competitivo. Para lograr esto, la colaboración es indispensable, tanto dentro de la empresa como de manera externa con clientes, socios, empresas emergentes universidades y centros de investigación.
  4. Liderazgo organizacional
    Las estructuras de una empresa y la cultura que se desarrolla en su interior deben repensarse y considerar mercados emergentes y nuevas ideas respecto modelo de negocios. Es así como la jerarquía empresarial clásica no funcionará en el nuevo escenario que nos plantea la economía digital.
    Las decisiones se toman basándose en los datos en lugar de las opiniones (muchas veces erróneas) de los ejecutivos y jefes con alto cargo. Estas empresas están integrando a científicos de datos a sus funciones para poder mejorar en cuanto al aprendizaje organizacional e implementación de nuevos modelos, fórmulas y tecnología.

Si evaluamos tu negocio, ¿dirías qué cumple con estos cuatro pilares?


¿Te gustaría mejorar los procesos para la gestión del cliente en tu empresa?