En el artículo anterior, vimos cuál era la definición de agilidad organizacional. Vimos que todas poseen al menos tres elementos en común: células de trabajo, customer-centric y networking. Ahora te mostraremos las razones por las que la organización donde te estás desarrollando debería formar parte de este fenómeno de la agilidad.

¿Por qué tu compañía debe ser ágil?

La transformación digital ha provocado que los consumidores se vuelvan aún más impacientes, el mercado se vuelva más competitivo y el margen de error para una empresa sea cada vez menor. Dado esto, y por intrínseca necesidad, una compañía que opera hoy en día busca principalmente 3 cosas: ahorrar, crecer y que su cliente lo siga eligiendo. ¡Buenas noticias: la agilidad te entrega todo esto y más!

La agilidad permite ahorrar recursos malgastados ya que se basa principalmente en un concepto que la literatura llama “fail fast” (fracasar rápido). Esto consiste en que los equipos de trabajo ya no esperan largos períodos para lanzar sus productos y ver la reacción del mercado; hoy la incertidumbre acerca del comportamiento de los consumidores es tal que las compañías tienen la necesidad de presentar sus avances al mercado en intervalos cortos de tiempo, ver cómo se adapta a las necesidades del cliente, si es necesario modificarlo o si no se ajusta a las expectativas, desecharlo y comenzar denuevo. Esto permite ahorrar tiempo y dinero.

A su vez, permite que los productos, servicios o soluciones entregadas a los clientes se adapten mejor a sus necesidades, no sólo por estar probándolos constantemente en el mercado, sino también porque su creación es realizada por células multidisciplinares. Ésto permite que se tomen en cuenta todos los aspectos y puntos de vista que cada disciplina le entrega al producto desde el inicio de su confección; añadiendo valor agregado a la oferta para este cliente tan informado al que nos enfrentamos hoy.

Por último, el trabajo se lleva a cabo de forma más eficiente. Se les da poder a los equipos para tomar decisiones lo que permite ahorrar tiempo y esfuerzo a los líderes en cuanto a la documentación de tareas y a la revisión de labores. Esto además permite que la oferta de productos y servicios sea más certera al ahorrar tiempo perdido en burocracias y papeleos, lo que fomenta la creatividad y los sentimientos de pertenencia a la marca por parte de los trabajadores, y como todos sabemos: un trabajador feliz es más eficiente y productivo en sus labores.

¡Es un win win! Los clientes se ven beneficiados por las marcas que son capaces de cumplir sus expectativas y predecir necesidades, y las compañías ágiles ahorran tiempo y recursos, logran fidelizar a sus clientes y aumentar sus ventas.

Hay cientos de beneficios que la agilidad organizacional entrega una vez que esta ha sido implementada adecuadamente, acá hemos nombrado sólo algunos. Lo importante es recalcar que, a pesar de que suene complicado pues esto conlleva transformar la forma de organizar y modelar una compañía, los beneficios que dicha transformación trae son ciertos y parece ser la principal forma en que una marca puede adaptarse a los cambios que estamos experimentando hoy.

Proporcionamos continuidad en los diálogos con los clientes, orquestando conversaciones en un ecosistema de canales físicos y digitales.

Nuestras Soluciones