Muchas campañas promocionales y de branding por e-Mail fallan al no tener en cuenta el objetivo final de esas iniciativas: que es que los destinatarios lean el contenido que se les presenta y realicen un llamada a la acción específico (Call to action).

Las páginas de caída (Landing pages) en su sitio pueden ayudar a los destinatarios a que se involucren en la campaña y actúen con el “call to action” si se cumplen a nuestro juicio los siguientes requisitos:

  • Comodidad. La página de caída debe transmitir o coincidir con la imagen del correo electrónico. Si el diseño del sitio principal es significativamente diferente, los visitantes pueden confundirse y abandonar el sitio.
  • Consistencia. La página de caída debe reforzar la oferta y el mensaje en todos los puntos de contacto. Repita la línea de asunto o título del correo electrónico en la página de caída para que los visitantes sepan que están en el lugar correcto, y así, animarlos a seguir leyendo.
  • Minimice las distracciones. La página de caída deberá proporcionar la propuesta de valor completa e información adicional que no haya sido cubiertas en el correo electrónico, y ofrecer un claro llamado a la acción para que el visitante sepa qué hacer a continuación.
  • Análisis. Tener los códigos de seguimiento apropiados en la URL del correo electrónico que siga el rastro hasta la conversión para demostrar la efectividad de la campaña. El éxito no puede estar basado únicamente en el número de personas que leen el contenido o hacen clic en un enlace hacia la página de caída, si es que la acción del receptor ocurrió en el mismo sitio.
  • Pruebas. Pruebe sus páginas de caída. El optimizador de sitios web de Google es una herramienta gratis y fácil de usar para lograr esto. Con el se examina el contenido, como imágenes y texto, así como también navegación. Tanto el contenido como la navegación afectan en gran medida las tasas de conversión.

Una buena campaña de correo electrónico puede generar un puñado de clientes comprometidos e interesados. Sin embargo, fallar en la incorporación de una estrategia eficaz para la página de caída podría destruir todo el esfuerzo. Es más, los beneficios de incorporar dicha estrategia superan con creces el esfuerzo mínimo adicional necesario para su ejecución.