Te invitamos a ser parte de nuestro “Sondeo: Impacto COVID-19 en Chile”, sobre las variaciones en las preferencias de los chilenos.

La gran mayoría de empresas presentan dificultades para comprender y adaptarse a los nuevos comportamientos de compra de sus clientes, sobre todo cuando sólo el 26% de ellas poseen una estrategia omnicanal (Fuente: CustomerTrigger), sosteniendo la provisión de servicios contextuales y efectivos en medio de la crisis, convirtiéndose en el salvavidas de organizaciones, ahogadas en un mar de incertidumbres.

A la fecha, cerca del 97% de los ciudadanos permanecen en casa (Fuente: Sondeo Covid-19 de CustomerTrigger), registrando un notorio freno respecto de las ventas en terreno de todos los sectores, provocando el cierre de una considerable cantidad de tiendas físicas.

Quienes se restaron en su momento de abrirse al proceso de la omnicanalidad y desarrollo de estrategias a partir de datos, durante los últimos meses, han visto fuertemente afectados sus activos al no contar con una visualización única del cliente, así como tampoco interconectar sistemas de legado; impidiendo calzar sus servicios con las nuevas necesidades de sus clientes, dejando escapar grandes oportunidades.

Te podría interesar nuestro artículo: “Readaptación”: Nuevos perfiles de clientes

Hoy, el 75% de los clientes declaran permanencia en las marcas debido a sus experiencias de servicio (Fuente: CustomerTrigger). Esa experiencia se traslada a los nuevos canales, donde 9 de cada 10 consumidores adquieren productos o servicios de compañías con las que interactúan en redes sociales, un aumento del 12% respecto del año anterior (Fuente: Sprout Social).

Esto, evidencia la relevancia de contar con un gran abanico de canales que se encuentren operativos, integrados y que “conversen entre sí”, generando una experiencia transversal, integrada, personalizada y satisfactoria. Es por esta razón, que optimizar un sistema de omnicanalidad, se convierte en una necesidad de las compañías, con tal de:

  1. Brindar una experiencia única y de calidad para el cliente, adaptado a sus demandas.
  2. Mantener el prestigio de la compañía en el mercado durante la crisis.
  3. Segmentar de manera dinámica las campañas, con base en el foco estratégico.
  4. Generar un almacén unificado de datos que permita continuidad de venta.

Una solución consistente para esta necesidad es Data View 360, la que te permitirá integrar, visualizar, segmentar y solucionar las problemáticas de tu organización en torno a la comprensión y comportamiento cambiante de sus clientes, permitiendo la proyección de escenarios futuros, con elementos que contribuirán a ampliar el ciclo de vida de la relación comercial, en la diversidad de tus canales, en un contexto de incertidumbre y prevención.