Hablar de experiencia del cliente es cada vez más relevante en la sociedad actual, más aún cuando 42% de los consumidores de todo el mundo asegura pagar más por una vivencia amigable y acogedora (Fuente: PwC). 

Sin embargo, de acuerdo con CX Maturity, el desempeño general de las organizaciones en gestión de la experiencia del cliente alcanza sólo 2,69 puntos (de 5), equivalente al 67% de la escala total. Una amplia brecha que desafía cada vez más a las empresas que aspiran al éxito comercial a partir de la entrega de servicios completos, contextuales y personalizados. 

De hecho la CX genera más de dos tercios de la lealtad del cliente, superando a la marca y al precio combinados, según Gartner. Un argumento más para considerar invertir en recursos que permitan proporcionar un servicio eficaz, rápido y adaptado a las preferencias y necesidades del cliente omnicanal. 

¿Cómo mejoran la experiencia del cliente los servicios en la nube?

Para responder esta pregunta es importante definir qué es la nube, dado que puede parecer un concepto poco claro. 

Cuando nos referimos a la nube, es la forma más práctica de describir una red de servidores cada uno con una función específica, como almacenar, administrar y procesar datos, redes y software a través de internet. 

Esta tecnología, es clave para poder conectar con el cliente de una forma más rápida y eficaz, conociendo de una forma más específica su perfil de cliente, analizar sus consultas más recurrentes y habituales, y realizar estadísticas que pueden ser muy útiles para ayudar a su negocio a crecer. 

A continuación, entregamos 3 aspectos por los cuales los servicios en la nube ayudan a mejorar la experiencia del cliente: 

1. Personalizar la experiencia del cliente

Integrar, visualizar y segmentar la información que entregan sus clientes le permitirá comprender el comportamiento cambiante de sus consumidores, facilitando la proyección de escenarios futuros, reduciendo el riesgo de crisis y aumentando sus ventajas competitivas.

Los servicios en la nube permiten personalizar la experiencia del cliente. Esto se debe a que resulta más sencillo y rápido ofrecer las respuestas que los clientes necesitan, al haber un análisis exhaustivo previo y una base de datos optimizada.

2. Reducción de gastos

Las soluciones en la nube son sistemas que no requieren un hardware o proceso de instalación. Por lo tanto, suponen un importante ahorro económico para la empresa. Además, puesto que permiten al cliente contactar con la empresa a través de Internet, también suponen un importante ahorro para el cliente. Esto mejorará su experiencia, ya que el cliente puede resolver sus dudas o reclamaciones desde la comodidad de un portátil o smartphone.

3. Mayor seguridad sobre protección de datos

Los sistemas en la nube son altamente eficaces y seguros en cuanto a protección de datos. La creación de copias de seguridad, administración de accesos o encriptado de datos son algunas de las opciones que permiten mantener los datos en la nube libres de peligros.

En 2021, el gasto empresarial en servicios de infraestructura en la nube ascendió a 178 000 millones de dólares estadounidenses, un crecimiento del 37 % en comparación con el año anterior (fuente: Statista). El creciente mercado de servicios de infraestructura en la nube está impulsado por la demanda de las organizaciones de soluciones modernas de redes, almacenamiento y bases de datos. El mejor momento para sumarse a este tipo de instancias, es ahora.

Si está interesado en comprender de mejor forma la relevancia que podría significar para su negocio, lo invitamos a conocer Data View 360, un servicio que le permitirá comprender el comportamiento cambiante de sus clientes, en un contexto de incertidumbre y prevención a través de un servicio seguro e integrado en la nube.