El crecimiento es una de las grandes prioridades de cualquier empresa, si no es la más importante. Una de las métricas que se considera primordial para medir el crecimiento de una organización es el CRO o Conversion Rate Optimization (en español, Optimización del Ratio de Conversión). 

Esta métrica demuestra la relación entre el número de usuarios que visitaron el sitio y el número de usuarios que realizan una conversión, es decir, que se comportan según los objetivos de la empresa, ya sean estos realizar una compra, una descarga, un registro,  una reserva, etc.

¿Cómo se calcula el CRO? 

El cálculo de esta métrica es bastante sencillo, solo se debe dividir el número de conversiones por el número de visitas a la web:

Según estudios del mercado estadounidense, la tasa de conversión media es entre un 1% y 3%. Esto quiere decir que de 100 personas que ingresan a una web, entre 1 y 3 de ellas realizan la acción deseada por la empresa.


Sin embargo, determinar cuál es una buena tasa de conversión es algo tremendamente difícil, ya que depende de una diversidad de factores, como la industria, los productos que se vendan, la geografía, la estacionalidad, entre otros. Sin embargo, Wordstream hizo un estudio para analizar la tasa de conversión de 2.367 empresas de diversos sectores y obtuvo los siguientes resultados:

¿Por qué es importante optimizar la tasa de conversión?

Las estrategias de CRO o de optimización de la tasa de conversión implican aplicar estrategias para que el mayor número posible de usuarios accedan al sitio web y realicen una conversión.

Estas estrategias tienen como objetivo explotar al máximo el tráfico de visitantes que recibe un sitio web, evitando perder aquellas oportunidades en que los usuarios se encuentran dentro del Ciclo de Vida del Cliente pero que por algún motivo no convierten.

¿Qué hacer para optimizar la tasa de conversión?

  • 1. Implemente pruebas A/B y optimice las páginas con mayor tráfico: Identifique cuáles son las páginas de su e-commerce que reciben el mayor tráfico y optimícelas para tener certeza de que la conversión pueda ser realizada de manera simple y ágil. Por ejemplo, verifique que el botón de compra sea visible para el usuario, o que el enlace para rellenar un formulario sea fácil de encontrar. En este sentido, las pruebas A/B son excelentes herramientas para verificar que su web funciona de manera eficiente.
  • 2. Ponga foco en el embudo de ventas: tenga siempre en mente las etapas de embudo de ventas y compárelo con el momento en que se encuentra el usuario cuando accede a su web. ¿Está listo para convertir? sino, ¿en qué etapa es mejor abordar al cliente? En este sentido, insertar Call-To-Actions certeros es parte de optimizar la tasa de conversión. Esta estrategia también lo puede ayudar a diagnosticar dónde está el cuello de botella, mostrándole dónde está su oportunidad para poner foco en su actuar.
  • 3. Implemente tecnologías como chatbots: la experiencia del cliente está directamente conectada con la tasa de conversión de su e-commerce. En este sentido, la transformación digital enfocada en el cliente es un punto a favor que mejora su experiencia hasta la conversión. El chatbot es un excelente ejemplo de uso de tecnología artificial para automatizar la atención al cliente, ya que facilita su búsqueda de información.

En CustomerTrigger, ayudamos a nuestros clientes a través de estrategias y prácticas del manejo de la experiencias de los clientes online y offline, con el fin de logren adquirir, retener y convertir a sus clientes en activos leales de la marca.

Conozca Nuestras Soluciones