Existen muchos tipos de inteligencia artificial (IA) y todos requieren algún nivel de conocimiento técnico para entenderlos por completo. Para los recién llegados al campo, suele ser bastante complicado descubrir cómo entrar en materia.

La tecnología artificial de un punto de vista sencillo puede ser una extensión más autónoma de las analíticas tradicionales; por ejemplo, sistemas que ejecuten automáticamente cada combinación posible de las variables predictivas en un análisis de regresión. Las versiones más complejas –redes neuronales o de aprendizaje profundo, procesamiento del lenguaje natural y algoritmos– pueden parecer cajas negras incluso para los científicos de datos que las desarrollan.

Aunque este tipo de tecnología puede parecer intimidante, la buena noticia es que empezar a trabajar con ella se está volviendo cada vez más fácil. La oferta ya contempla opciones para cualquier empresa que quiera aumentar la inteligencia de sus procesos y productos.  Existen algunos caminos diferentes en este proceso: “Comprar la mayor parte”, “Comprar una parte, desarrollar otra” y “Desarrollar la mayor parte”.

Comprar la mayor parte:

Usar el software con capacidades cognitivas de un proveedor de renombre. Escoger un proyecto pequeño y un proveedor que ofrezca la solución ya desarrollada  con un conjunto de herramientas más pequeño y menos transformativo para abordarlo. A pesar de que este tipo de proyectos suelen requerir formación y asesoramiento para configurar y trabajar con el software, normalmente son los mismos proveedores quienes se encargan de ello.

Comprar un parte, desarrollar otra:

Potenciar la capacidad analítica para impulsar el aprendizaje de máquinas. Si su empresa domina la “analítica artesanal” basada en hipótesis humanas, puede que sea el momento de explorar la generación automática de modelos analíticos con aprendizaje de máquinas. Y así por ejemplo predecir qué tiene más probabilidades de ser comprado por los clientes (específicos para productos, países y tipos de negocios concretos) mejorando la eficacia. En función del tipo de modelos que una empresa necesite y el software que utilice, lograrlo puede ser técnicamente muy sencillo o bastante complejo, caso en el que se necesitará un conocimiento mayor de la ciencia de datos.

Desarrollar la mayor parte:

Aumentar la inteligencia o autonomía de una aplicación existente. Se trata de una opción que exige experiencia con herramientas IA, así como la capacidad de integrar diferentes sistemas.

Desarrollar su propia solución cognitiva desde cero con herramientas de fuente abierta también podría llevar más tiempo que algunas de las otras opciones. Esta opción probablemente sólo tenga sentido si su empresa necesita soluciones muy específicas y está dispuesta a comprometerse a largo plazo con el desarrollo de capacidades cognitivas. También puede ser un buen enfoque si piensa incorporar inteligencia artificial a su producto o servicio.

Empezar con bots de conversación:

Los bots de conversación son una tecnología cognitiva de nivel intermedio que interactúa con otras apps a través de conversaciones de lenguaje natural. Especialmente si su empresa está centrada en productos o servicios móviles, donde los clientes parecen ser más proclives a los bots de conversación, estas interfaces evolucionarán seguro con el paso del tiempo, pero es una buena idea empezar a trabajar con ellas ahora si quiere aprovechar las interacciones por voz.

Cada uno de estos caminos tienen distintas implicaciones para los tipos de competencias que necesitará la organización y cómo gestionará la tecnología una vez que cuenten con ella. Algunas organizaciones ambiciosas querrán centrarse en varios puntos de entradas al mismo tiempo. Es genial disponer de tantas opciones, pero cuando un equipo directivo decide integrar tecnologías artificial en su estrategia, también debería meditar detenidamente qué objetivo quiere perseguir.

Si necesita más información sobre Tecnología digital o necesita que uno de nuestro especialistas lo asesore con el objetivo de ayudarlo a lograr sus metas más importantes, crecer y generar una conexión más duradera con sus clientes escríbanos a ayuda@customertrigger.com