La normativa propone una serie de nuevas obligaciones a proveedores de diferentes sectores industriales, como el financiero o el aeronáutico, por nombrar algunos, e incorpora facultades fiscalizadoras al Sernac y acciones colectivas en materia de protección de datos en acciones comerciales. 

Bajo el nombre de “Ley Pro Consumidor” el Boletín Nº 12.409, ingresado al Congreso tras el mensaje presidencial del 24 de enero de 2019, pretende modificar aspectos relevantes de la ley Nº 19.496, junto con buscar establecer normas sobre protección de los derechos de los consumidores. 

Entre algunos de los principales cambios que considera, se encuentra la inclusión de nuevos derechos básicos para los consumidores, tales como: 

  • Derecho a acudir siempre al tribunal competente. Este derecho debe ser informado por el proveedor al consumidor al momento de celebrar el contrato (nuevo artículo 3 letra h).
  • Mecanismos alternativos de solución de conflictos a los que podrán adscribir las partes una vez surgido el conflicto (mediación, conciliación o arbitraje).
  • Posibilidad de someter eventuales conflictos al Sistema de Solución de Controversias dispuesto en los artículos 56 A y siguientes de la LPDC.
  • Entre otros

¿Qué tiene que ver esto con la Protección de Datos Personales? 

Una de las líneas más importantes de este proyecto ha sido la consideración de modificaciones en cuanto a la protección de la privacidad de los consumidores.

De hecho, considera un apartado específico para el resguardo de datos personales.

El proyecto, considera por primera vez el reconocimiento expreso de las facultades fiscalizadoras del Sernac en materia de protección de datos personales. 

Si bien con anterioridad este órgano ejerció acciones en defensa de los derechos personales de los consumidores, la jurisprudencia no fue unánime en reconocer dicha facultad, por tanto, la ley zanja esta discrepancia. 

Asimismo, se consagra el ejercicio de acciones colectivas en relación con los datos personales de los consumidores.

Sin embargo, esta facultad del Sernac, en caso de aprobarse, se limita únicamente a una relación de consumo y siempre que dichas facultades no se encuentren en el ámbito de competencias legales de otro órgano. 

Lo anterior deja a salvo la existencia de una futura Agencia de Protección de Datos, -como se ha propuesto en el proyecto que pretende modificar la Ley Nº 19.628 sobre la protección de datos personales-, y de otros órganos, como podría ser la CMF respecto de la protección del cliente financiero. 

¿Es positivo este escenario en materia de protección de Datos Personales? 

En la Editorial del mes de Julio, titulada “Nada que Celebrar” nuestro CEO, Cristián Maulén, junto con Carolina Cabrera, Vicepresidenta del Consejo de Ética y Autorregulación de AMDD Chile, consideran que si bien esta modificación repara uno de los grandes defectos de la Ley Nº 19.628 sobre la Protección a la Vida Privada, no es oportuno que se le otorguen mayores facultades a un organismo

Llama profundamente la atención que, una modificación a la Ley de Protección al Consumidor (boletín N°12.409-03) que otorga facultades al SERNAC en materias que son propias de la Legislación sobre la Protección de Datos, tome mayor protagonismo durante estos días y sea objeto de una mayor celeridad en su promulgación y publicación que la tan esperada modificación a nuestra Ley N° 19.628”, aseguran. 

Además, Maulén y Cabrera agregan que “causa sorpresa (y en algunos casos indignación), que los recursos fiscales generen mayor eficiencia legislativa a la hora de crear escenarios de incertidumbre por sobre escenarios de certezas”. 

Ver aquí la Editorial completa

Si está interesado en conocer más sobre la protección de datos personales y el imperativo de la privacidad, lo invitamos a revisar nuestro portal de contenidos Data Protection

Además, lo invitamos a revisar el programa del Curso Normativas para el Uso de Datos impartido por Unegocios FEN de la Universidad de Chile.