Conceptos esenciales para comprender las necesidades de tu empresa.

Cuando hablamos de modernizar negocios y la forma en que nos relacionamos con nuestros clientes usamos muchos conceptos que se entrelazan en su significado. Tres de los términos más importantes y que más utilizamos son digitar, digitalización y transformación digital. Hoy les dedicaremos este espacio.

Digitar es el acto de incorporar datos a la computadora utilizando el teclado. Si utilizas datos digitales, extraídos de operadores físicos como un scanner, para automatizar procesos de negocio y flujos de trabajo, pasamos a hablar de digitalización.

La definición formal de digitalización nos habla de la acción de digitalizar que define como “registrar datos de forma digital” o como en su segunda acepción “convertir o codificar en números dígitos datos o informaciones de carácter continuo, como una imagen fotográfica, un documento o un libro.”

En esa dirección, la digitalización de un negocio sería el momento en que comienza a usar tecnologías digitales para mejorar el almacenamiento y procesamiento de datos, crear flujos de trabajo y optimización de procesos en los ámbitos operativos. Eventualmente involucra cambios en el modelo de negocio y proporciona nuevas oportunidades para generar valor, pero es solo un paso en el camino hacia la transformación digítal.

Este proceso que denominaremos transformación digital es una transformación profunda de las actividades, procesos, competencias, modelos empresariales y organizacionales para aprovechar al máximo los cambios y las oportunidades de una combinación de tecnologías digitales y su impacto acelerado en la sociedad de forma estratégica, teniendo en cuenta cambios futuros.

Los cambios actuales, futuros y su velocidad, nos llevan a la necesidad de un despliegue más rápido de una estrategia de transformación digital. Estos cambios y sus características pueden ser inducidos de variadas formas y por muchas causas, a menudo simultáneas, en los niveles de comportamiento y expectativas de los clientes. Algunos de estos factores son: nuevas realidades económicas, cambios sociales, poblaciones envejecidas, la alteración del ecosistema / industria y el desarrollo e implementación de las tecnologías digitales emergentes o existentes.

En la práctica, la optimización de la experiencia del cliente de principio a fin, la flexibilidad operativa y la innovación son factores clave y objetivos de la transformación digital.

¿Desconoces en qué etapa se encuentra tu empresa?