Los consumidores no solo quieren personalización, sino que la exigen. Dado que la fidelidad a las marcas y al producto resulta más difícil de conseguir, es importante alcanzar la personalización. Según un estudio de McKinsey, aproximadamente el 75% de los consumidores han probado un nuevo comportamiento de compra en los últimos 18 meses, y más del 80% de ellos tienen la intención de continuar con nuevos comportamientos.

Al respecto, el 71% de los consumidores espera que las empresas ofrezcan interacciones personalizadas, mientras que el 76% se siente frustrado cuando esto no sucede. Conozca los detalles de este estudio aquí.