Una organización que se olvida de los clientes está destinada al fracaso.

Todo negocio tiene un principio del cual no puede renegar y sobre el que descansa la existencia de toda la organización: si no se adquiere ni retiene clientes, el negocio no sobrevivirá. De esta simple afirmación deriva la importancia de centrarse en el cliente como entidad, no simplemente como un consumidor sino como el alma de toda nuestra actividad. 

Una organización que se olvida de los clientes está destinada al fracaso: diseñará  y desarrollará los productos equivocados, invertirá equivocadamente y perderá su reputación y la fidelidad de su público. Cuando observamos a una marca que centra su actividad en el cliente es mirar a través del espejo y ver exactamente lo opuesto. Cada miembro del equipo escucha a los clientes y la compañía desarrolla productos que satisfacen las necesidades de estos, anticipándose a sus deseos y proporcionando un nivel de servicio que hace que los clientes entren por la puerta y aboguen por la marca.

El desafío es mantener alineados los objetivos de la empresa, con el actuar y rendimiento de los equipos de trabajo y con la constante necesidad de innovar en lo tecnológico que nos lleve a automatizar pasos y actividades para progresar, no para eliminar. La solución no es obvia ni es fácil de aplicar: crea una cultura centrada en el cliente. 

Si tu objetivo es convertir a la empresa en una que se centra en el cliente, hay una forma segura de hacer que el valor se extienda a través de la organización: convertirlo en un valor central. Así también se proporciona un elemento que todo el equipo puede respaldar. Poner literalmente su valor real en público y explicitarlo compromete a la compañía completa. 

Pasos clave hacia la automatización

Flujo de automatización de marketing

Antes de implementar procesos de marketing automatizados, es importante establecer un flujo de trabajo. Esto le permitirá al equipo prepararse para nuevos procesos y asegura que la automatización produzca los mejores resultados para tu marca. Hay cuatro pasos clave para completar:

1.- Identificar las tareas correctas.

Identifica las tareas de marketing que más se repiten en tu equipo de trabajo. Es en estas tareas que aprovecharás al máximo la automatización. Como mencionamos anteriormente, con el solo hecho de automatizar los correos electrónicos de respuesta, por ejemplo, puedes reducir sustancialmente la carga administrativa del equipo. 

Traza todas sus tareas de marketing actuales y elija aquellas que requieren mucho tiempo y son compatibles con la automatización.

2.- Seleccione el software de automatización apropiado.

Tenemos infinitas opciones cuando se trata de elegir un software de automatización. Filtrar los mejores programas puede ser un desafío, especialmente al comienzo; pueden existir softwares que se adapten específicamente a tu industria. 

Investigar y asesorarte es esencial antes de comprometerte a largo plazo. La mayoría de las plataformas ofrecen una prueba gratuita, que da la oportunidad de probar el software en su entorno único y evaluar si es la mejor opción para nuestra organización.

3.-Entrena a tu equipo.

Nunca nos cansaremos de decirlo: si bien la automatización ayuda a acelerar procesos en tu compañía no es el reemplazo ni una forma de mantenerte funcionando a tu nivel actual. La capacitación de los artesanos de ideas debe ser constante.

Es importante que los miembros del equipo comprendan cómo la automatización se adapta a su jornada laboral y cómo se puede reenfocar su función. Haga hincapié en los beneficios y brinde al personal la oportunidad de probar profundamente los nuevos sistemas e intentando resolver las inquietudes que puedan surgir. Se prevé que la automatización del marketing se convierta en una de las habilidades de marketing más importantes, por lo que invertir en el conocimiento de las personas en esta área es vital.

4.-Evaluar la efectividad de la automatización.

La implementación de la automatización no es el final del proceso, por lo que aconsejamos revisar periódicamente cómo funcionan los distintos proceso y cuales aspectos son perfectibles, que permitirá hacer los ajustes apropiados en el momento adecuado.


Implementa una estrategia y procesos automatizados de gestión centrada en el cliente.