Diversos tipos de datos como por ejemplo, conductuales, contextuales e históricos, son los ingredientes que las empresas utilizan en las iniciativas que se están usando para hacer más eficiente la relación con los clientes. Aquellos datos de calidad dudosa, desactualizados, o peor aún, datos faltos de veracidad, llevarán sin duda a un producto final poco acertado, no prestará la ayuda ni orientación real que se busca para relacionarse con los clientes y en muchos casos podría llegar a ser decepcionante en la interacción de estos con la marca y como muchos sabemos, una experiencia deficiente del cliente conlleva todo tipo de consecuencias comerciales.

Hoy en día hay dos áreas en particular que requieren componentes relevantes y reales, y en las cuales los datos no deseados tendrán enormes consecuencias: el cumplimiento del Reglamento General de Protección de Datos (GDPR) de la UE y la automatización impulsada por inteligencia artificial (AI).

El GDPR ha obligado a las empresas a considerar cómo equilibrar los objetivos de marketing con la privacidad del consumidor y derechos sobre los datos. Ha pasado un tiempo ya de esto y se podría decir que los esfuerzos de cumplimiento todavía están en progreso. Lo que está muy claro es que la administración de consentimiento, que implica que las empresas soliciten explícitamente permiso para recopilar datos sobre personas de la UE o en la UE, solo se puede realizar si ese consentimiento se comparte con todos los sistemas de comercialización relevantes de manera precisa y oportuna.

Aquí es donde entra en juego la tecnología de plataforma de datos del cliente Especialistas aseguran que los sistemas CDP pueden ayudar al área de marketing a manejar GDPR.
Malos datos, malos algoritmos, sus algoritmos solo serán tan buenos como los datos ingresados ​​en ellos; si su comprensión de los clientes es parcial o inexacta, también lo serán los resultados del algoritmo y, por lo tanto, sus decisiones de comercialización. Ese es un riesgo grande de tomar. Una plataforma de datos del cliente puede ayudar sacar el potencial que AI representa.

La definición de un CDP puede variar en los detalles, pero los elementos centrales generalmente son los mismos de un sistema a otro: un CDP es un sistema para crear una base de datos de clientes unificada y persistente y que es accesible por otras tecnologías. Es decir, un sistema que etiqueta y centraliza los datos del cliente omnicanal de fuentes heterogéneas, los unifica en un repositorio y luego los enriquece.

En nuestro país poco a poco se integran herramientas que ayudan a la mejor gestión de los datos y aunque aún nos falta mucho por desarrollar, es importante tener en cuenta lo que existe en el mundo y seguir avanzando, porque como dijo el analista de Gartner Andrew Frank, “Cuando los datos del cliente están tan severamente fragmentados e inaccesibles, es imposible obtener información y tomar medidas en tiempo real”

Fuente: cmswire


Optimice sus procesos de Opt-in, adhiera normas de cumplimiento y evite la exclusión de sus clientes. Tome contacto con nuestros especialistas.

Comenzar ahora