La guerra económica entre China y Estados Unidos tiene a la marca/empresa como protagonista. El público está expectante a lo que el gigante tecnológico pueda ofrecer con su nuevo sistema operativo

En los últimos años, las tecnologías móviles y sus dispositivos han visto una gran evolución. Huawei junto a otros fabricantes de dispositivos móviles han contribuido a que el sistema operativo Android de Google se convierta en el sistema operativo más utilizado en el mundo.

Huawei no es una empresa cualquiera y claramente han trabajado para lograr diferenciarse en un mercado saturado de alternativas de dispositivos para el sistema Android. Son el segundo mayor fabricante en el mundo después de Samsung y venden muchos más teléfonos que Apple.

Aún con sus impresionantes números, Huawei no cuenta con el reconocimiento ni el prestigio de sus competidores en Occidente. Una de las razones es que tiene que confiar en el sistema operativo de Google para alimentar sus dispositivos, lo que los convierte solo en otro fabricante más.

En estas circunstancias, no nos debiese sorprender que Huawei estuviese creando su propio sistema operativo para sus dispositivos. Este sistema operativo les permitiría ganar cierto prestigio e incluso soñar con transformarse en el segundo sistema operativo más popular del orbe considerando únicamente al mercado chino.

Después de que el gobierno de los EE. UU. los incluyera en una lista negra, obligando a que empresas occidentales dejen de relacionarse con Huawei, pareciera que el lanzamiento de el nuevo sistema operativo no es solo una cuestión práctica, sino que de ella depende la sobrevivencia de la marca y puede transformar una crisis en una enorme oportunidad de conquistar el mercado asiático y ganar presencia y relevancia en el mundo occidental.

La escena de aplicaciones chinas es una economía digital en sí misma, y ​​con un sistema operativo de calidad, no hay razón para creer que los usuarios chinos se quedarán con Android si tienen otra opción, especialmente una local y más cercana. Esto le da al sistema operativo de Huawei la oportunidad de lograr una tasa de adopción temprana lo suficientemente alta como para permitir un mayor desarrollo apuntando al mercado internacional. Los ejecutivos de Huawei han expresado que podrían tener el sistema operativo listo para el mercado chino para finales de año, con una versión internacional lista para 2020.


Te gustaría agilizar la toma de decisiones y detectar las oportunidades en tiempo record. Podemos ayudarte con nuestra soluciones.