Las organizaciones están experimentando cambios. En una etapa post pandémica marcada por una caída financiera, los ejecutivos han tomado conciencia de la importancia de transformar la forma en que operan sus negocios, así como también de que el éxito de cualquier cambio se reduce a las personas.

Para que la transformación en una corporación se mantenga, se necesitan colaboradores comprometidos con la organización y una cultura que los apoye a largo plazo. Es así como los líderes han logrado identificar que aquellos cambios que lleven a cabo deben considerar a sus colaboradores de todos los niveles desde el inicio del proceso.

El papel de los colaboradores en época de cambios

Este proceso de cambio puede ser un gran aporte para la satisfacción laboral de los trabajadores. En un estudio de Accenture, el 67% de los ejecutivos dijo que uno de los mayores beneficios para los empleados, es que las etapas de cambio dentro de las organizaciones siembran una oportunidad para que sus carreras crezcan y se apropien más de ellas.

Sin embargo, los ejecutivos identifican el liderazgo como el principal impedimento para poder llevar a cabo la transformación que requieren. En este mismo estudio, el 88% de los ejecutivos encuestados señalaron la falta de visión estratégica y la resistencia en el nivel de liderazgo como obstáculos claves para los cambios.

En este sentido, ver la transformación como un punto de partida en blanco es un excelente camino para incluir a los colaboradores en el proceso y fomentar su compromiso con la corporación. Es necesario analizar qué trabajo realmente se debe hacer, quién está haciendo ese trabajo, cuántos recursos se están disponiendo para ello y cómo ha evolucionado la fuerza laboral como consecuencia de la pandemia.

El nuevo rol de la tecnología en los procesos 

Una vez realizado este proceso, quedará en evidencia la importancia de los procesos analíticos por sobre los operativos y repetitivos, así como la necesidad de realizar un cambio sobre todo aquello que implica un trabajo manual. 

En este sentido, tal como sostuvo la Gerenta de Personas y Canales Presenciales de Servipag, Pilar Ugarte, en el Seminario “Modelo Híbridos de Serivicios: Adaptarse o Desaparecer”, las tareas repetitivas deben ser reemplazadas por tecnología, con el fin de utilizar las competencias de las personas en la agregación de valor al negocio.

Esta transformación trae beneficios para la corporación: permite retener a sus empleados valiosos -algo de suma importancia durante la escasez de talento-, hacer un trabajo de mayor impacto con menos personal, así como generar un ahorro de costos que puede transformarse en salarios más altos y en la generación de resultados finales novedosos.

Si le interesa la adaptación de las corporaciones a esta nueva era, lo invitamos a revisar nuestro seminario “Modelo Híbridos: Adaptarse o Desaparecer”. Aquí podrá reflexionar junto a un panel de expertos, sobre el valor de la adaptación y el uso de nuevas tecnologías por parte de empresas resilientes, así como la adopción a una cultura híbrida.