Aplicación de IA en las operaciones de esta industria podrían ser un gran hito en la revolución que estamos viviendo en torno a la Economía Digital.

El mundo de la moda tiene variables que difieren de otras industrias y usualmente es catalogada de una rareza en cuanto a éxito. Pese a los cambios tecnológicos, la industria del vestuario y el diseño sigue creciendo a un ritmo del 5% anual y tiene, según el Índice de Moda Global de McKinsey, un valor que se estima en los $2.500 millones de dólares que es equivalente a la séptima economía a nivel mundial si sus ingresos se compararan con el PIB de cada país. 

Las grandes tiendas de venta de moda minorista ( retail) conocen el valor de sus seguidores y clientes, por lo que no han quedado ajenas al proceso de transformación digital e introducción de inteligencia artificial a sus operaciones.

Estas son algunas de las maneras en la IA está cambiando la forma en cómo se mueve el mundo de la moda. 

Gestión del inventario

Un inventario que se gestione de manera precisa y oportuna puede transformarse en una misión casi imposible y puede llegar a ser un gran dolor de cabeza para cualquier negocio, pero es un punto sensible y esenciales para las empresas minoristas de moda. Este tipo de industria deben mantener un stock suficiente para mantener el movimiento, pero no tanto para drenar las reservas de dinero por quedarse con demasiados productos sin vender.

La predicción de la demanda es vital para estas marcas. Las herramientas impulsadas por la IA para la prever la demanda utilizan algoritmos de aprendizaje automático que son capaces de usar datos históricos para hacer predicciones y elecciones. Estas herramientas ayudan a reducir los errores de pronóstico hasta en un 50% y a disminuir el inventario entre un 20% a un 50%.

Recomendaciones a medida 

Para que los costos puedan mantenerse bajos, muchas compañías dedicadas a la moda utilizan tecnología basada en IA para que compile y analice datos de compra. Este análisis más el aprendizaje automático del primer punto, ayudan a predecir cuál tipo de ropa o accesorios serán los que el público objetivo deseará usar y así poder crearlos para ellos, en cantidades y modelos adecuados. 

Disminuir las devoluciones

Las devoluciones son incomodas no sólo para los clientes, sino también para los negocios. Según una investigación de IHL, el retail pierde alrededor de $643 mil millones de dólares anuales por concepto de devolución de mercadería. 

El proceso de devolución de vestuario toma tres veces más tiempo en inspecciones generando un enorme gasto operacional, ya que se debe revisar el estado en que vuelve el producto y muchas veces la ropa vuelve dañada y ya no puede comercializarse. 

La inteligencia artificial puede ayudar a que los vendedores minoristas de moda puedan personalizar la experiencia de compra del cliente, incluso ayudándolos a tomar decisiones más informadas sobre los productos y las expectativas del usuario. 

Esta aplicación de la tecnología ayuda a reducir el índice de devolución de mercadería, aumenta la satisfacción del cliente con la marca y el servicio otorgado y ayuda a los empresarios a ahorrar dinero que pudo ser una pérdida importante de capital. 

Relación con los clientes

La industria del retail de venta de vestuario utiliza masivamente los chatbots. Como hemos comentado en artículos anteriores, el uso de esta herramienta que nos proporciona la tecnología a través de la inteligencia artificial se está propagando y alcanzando niveles de usabilidad muy altos a nivel mundial. 

Este método de servicio al cliente ayuda a los minoristas a ahorrar dinero en el personal que cumple esta función mientras construyen la lealtad con su público objetivo, generan una relación más fluida y cercana que eventualmente puede derivar en confianza en los consejos y productos recomendados por los asistentes virtuales. Todo cliente puede transformarse en un eventual embajador de la marca.


¿Te gustaría integrar nuevas tecnologías y automatizar procesos centrados en el cliente?