Las empresas se encuentran en medio de una tormenta desafiante que las está llevando a repensar sus negocios. Si bien desde hace años que las iniciativas de sostenibilidad se han pensado como algo positivo en términos generales, hoy son parte de esta transformación global.

Hoy el 92% de los líderes afirmaron que las transformaciones ya no tienen como base solo consideraciones financieras, sino que también es importante que tomen en cuenta su impacto en la sostenibilidad y la responsabilidad empresarial.

Impulsados por normativas cada vez más estrictas y cambios en los gustos de sus clientes, las empresas están tomando acciones para reducir aquellas “actividades que dañan el planeta”. Como dicen los expertos, la responsabilidad ambiental no tiene porqué estar peleada con la rentabilidad.

Es más, según un estudio realizado por World Economic Forum, los equipos de liderazgo que incorporan la sustentabilidad en sus organizaciones son más capaces de aportar valor financiero

Factor Pandemia: ¿marcó un antes y un después? 

Sin dudas, la crisis sanitaria puso de manifiesto el impacto que puede tener el daño del medioambiente sobre la sociedad. Así lo demostró un estudio realizado por Mastercard, que reveló que los consumidores muestran un marcado interés por el medioambiente desde la declaración de la pandemia. Más de la mitad de los encuestados de todo el mundo (54%) consideran que reducir su huella de carbono es más importante ahora que antes. Esto indica una tendencia creciente hacia el gasto y el consumo con conciencia ecológica entre las personas que quieren convertir sus compras en una acción significativa para el planeta.

El cambio: ¿Dónde deben enfocarse las empresas?

La innovación en términos de sostenibilidad es parte del proceso de transformación que están adoptando las corporaciones. Estas han pasado de cuestionarse por qué deben involucrarse en buscar tácticas para cumplir con los compromisos que la sociedad espera de ellas, a tal punto que muchas están anticipando el cumplimiento de sus metas.

De hecho, según el último estudio de Chile3D 2022 de GfK, el 80% de los chilenos cree que las marcas deben involucrarse en causas sociales y el cuidado del medioambiente. Una necesidad que las empresas deberían potenciar en sus estrategias para ser agentes de cambio positivo.

El camino hacia la sostenibilidad requiere de una diversidad de acciones, tales como cambios en las redes de abastecimiento, los procesos de fabricación y los modelos de negocio. Economizar recursos energéticos, aprovechar los recursos cercanos, implementar los recursos de la economía circular y gestionar ecológicamente los transportes, son estrategias que las empresas ya deberían tener resueltas.

Por otro lado, para las empresas es fácil definir objetivos que las hagan ver como organizaciones sustentables, pero es de suma importancia la existencia de sistemas de medición que permitan hacer un seguimiento respecto al cumplimiento de estos procesos.

Poner foco en el impacto final de los procesos, en las inversiones que conlleva el camino hacia la sustentabilidad, así como también en la importancia que esta temática tiene para los consumidores de hoy, debe empoderar a los líderes en la toma de decisiones respecto al camino para alcanzar el menor impacto ambiental posible.