Uno de los desafíos más difíciles de los líderes de todas las organizaciones que enfrentan es la gestión de diversas perspectivas. Mucho se ha escrito sobre los beneficios para los equipos y las organizaciones de comprometerse con puntos de vista opuestos, fomentar el desacuerdo productivo y crear “equipos de rivales”. Sin embargo, cualquiera que haya estado involucrado en este tipo de trabajo sabe que los desacuerdos sobre opiniones fuertemente arraigadas, a menudo relacionadas con la identidad personal, son siempre difíciles y frecuentemente destructivos.

Lo invitamos a revisar la publicación de Harvard Business Review sobre la gestión de una fuerza de trabajo polarizada: Ver publicación.