Con la información adecuada y la disposición de complacer al cliente, este proceso debiese facilitarse y tener una gran efectividad en nuestro público receptor.

El mundo del marketing presenta varios desafíos que involucran conocer a nuestros Clientes, pero ninguno como crear un programa de fidelización que busque generar lealtad.

Debemos pensar en:

  • el tipo de beneficios y recompensas que queremos entregar,
  • cómo deseamos que nuestro público objetivo nos perciba
  • y cada cierto tiempo debemos evaluar los criterios que hemos utilizado en la construcción de este sistema.

Es en este proceso en el que conocer al cliente se hace imprescindible cualquiera sea el tamaño de tu negocio o la industria en la que te muevas. En nuestro camino a conocer a las personas que prefieren nuestros productos y servicios, debemos tener claro el primer paso:

1.- Construir una base de datos de los clientes para poder adelantarnos a sus necesidades y cumplir con sus expectativas.

Teniendo conocimiento de quienes prefieren nuestros productos y servicios podemos diseñar una estrategia de participación para nuevos compradores, promoción de novedades, mejorar la retención de clientes y aumentar los márgenes de ventas. Para conseguir el éxito usando estas estrategias es necesario reflexionar y plantearnos las preguntas precisas. Algunas de estas preguntas pueden ser:

2.- ¿Qué tipo de recompensa es la indicada para nuestros clientes? ¿Esta estrategia es la adecuada para ellos?

Poco a poco podrás encontrar las respuestas correctas para tu negocio. Uno de los primeros pasos a dar es hacer una lista que considere lo que la gente puede esperar de ti, combinado con lo más clásico que un programa de fidelización puede ofrecer. Asegúrate de que exista coherencia entre tus objetivos y los puntos de la lista que has creado. 

En una tercera parte debes:

3.- distinguir las recompensas de tu programa según la etapa que el cliente este experimentando con tu negocio.

Si es un nuevo consumidor, debes apuntar a que realice compras sucesivas; en el caso de un cliente que ya muestra cierta preferencia hacia tu oferta, la estrategia debe apuntar a retener y generar a un cliente que abogue por la marca; si tratas con uno de tus “embajadores”, lo más conveniente es proveer beneficios que esta persona pueda comunicar a sus contactos y público general.

Una vez definido los diferentes tipos de clientes, pasas a:

4.- discriminar los incentivos que cada grupo recibirá.

Estos incentivos deben ser relevantes y valorados por los consumidores para que estos quieran ser parte de nuestro programa de fidelización.

Si bien el principal objetivo de cualquier negocio es aumentar las ganancias, es bueno tener en cuenta que, en algunas ocasiones, es bueno ofrecer recompensas que no tengan valor monetario y apelar a los gustos del público. Un buen ejemplo de esto es dar un regalo personalizado que refleje que no solo conocemos preferencias relacionadas con nuestros productos o servicios, sino que los conocemos lo suficiente para enviar entradas al teatro o un libro deseado cuando uno de nuestros clientes esté de cumpleaños. 

Las posibilidades para generar un buen programa que fomente la lealtad de nuestra clientela son infinitas, si cuentas con la información necesaria y con la disposición para cumplir expectativas del público que buscas cautivar. 


¿Te gustaría desarrollar un programa de fidelización para fomentar la lealtad de tus Clientes?