Siempre es válido cuestionar nuestras estrategias, especialmente ante nuevos escenarios como ocurre en la actualidad.

El nuevo escenario económico propiciado por la transformación digital, que sufren hoy empresas en todo el mundo, ha permitido que llegar y acercarnos a clientes potenciales sea hoy más fácil que hace una década.

Pero no todo es miel sobre hojuelas. El nuevo mapa económico también nos presenta nuevos desafíos, siendo el más importante el cómo abordar a la competencia y la gran cantidad de “rivales” queriendo llamar la atención de esos clientes en potencia.

Lo importante es aprender a destacar entre la multitud y enfocarnos en lo central: ¿Es la experiencia de nuestro cliente lo que debiese ser? Desde esta pregunta podemos configurar una serie de cambios en las estrategias usadas para captar y capturar nuevos y leales clientes, que eventualmente pudieran ser embajadores de nuestra marca y sus productos.

La pregunta anterior no es nueva. De hecho, si miramos plataformas digitales de empresas líderes como Netflix y Amazon podemos observar que se centran en el conocimiento del cliente y de entregarle la mejor experiencia. Ambas compañías cambian constantemente en función de lo que desean sus clientes y, lo que es más importante, de proporcionar las cosas que esos clientes quieren antes de que ellos mismos sepan qué es lo que desean.

Entonces, ¿cómo averiguas quién es tu audiencia? Hoy existe un mar de herramientas a tu disposición, pero las que tienen más probabilidades de ayudarte a generar una imagen precisa de tu público incluyen:

  1. Redes sociales: ¿qué están publicando tus clientes? ¿Cómo interactúan con tu marca? Sus ideas son de valor incalculable para los genios del marketing.
  2. Conversar: habla con tus clientes directamente y pídeles su opinión. El don de la conversación jamás ha tenido tanto valor como hoy.  
  3. Proceso de compra: ver cómo se comportan durante el proceso de compra. ¿Qué compraron, cuándo y quizás por qué? ¿Puedes decir si era un artículo de temporada, una compra impulsiva o una necesidad?
  4. Encuestas: ¿Qué mejor manera que preguntarlas directamente? Además estamos en el auge de las encuestas virtuales. Atrévete y pregunta a tus clientes.
  5. Todo lo anterior: los datos deben ser variados y provenir de múltiples fuentes. Lo más importante es nunca dejar de recopilar estos datos. Conocer a nuestros consumidores es esencial para generar una experiencia a la medida.

¿Quieres entrar en la competencia y alcanzar tus metas? ¡Tenemos buenas noticias!