Para contextualizar, ¿Qué diferencia a las organizaciones ágiles de las tradicionales?

El modelo de organización tradicional se basa en la idea de una organización como una máquina, con una jerarquía estática, en silos y estructural que opera a través de la planificación y el control lineal para ejecutar uno o muy pocos modelos de negocios.

Las organizaciones Ágiles, consideradas como sistemas vivos, han evolucionado para prosperar en un entorno impredecible y que cambia rápidamente. Estas organizaciones son estables y dinámicas. Se enfocan en los clientes, se adaptan fluidamente a los cambios ambientales y son abiertos, inclusivos y no jerárquicos; evolucionan continuamente y abarcan la incertidumbre y la ambigüedad. Creemos que estas organizaciones están mucho mejor equipadas que las tradicionales para el futuro.

Liderazgo en organizaciones ágiles, hoy las organizaciones deben extender y trascender las competencias que hicieron a sus líderes exitosos en el pasado y potenciar en ellos tres nuevos conjuntos de capacidades para transformaciones ágiles.

 

1. Transformate —> Para transformarte por completo, se necesitarán varios cambios, y los líderes deberán realizar estos cambios de manera disciplinada.

Cambiando de mentalidades reactivas a creativas 

Las mentalidades reactivas es una forma externa de experimentar el mundo basado en reaccionar ante las circunstancias y otras personas. Las mentalidades creativas, es una manera de experimentar el mundo desde adentro hacia afuera, a través de la creación de nuestra realidad a través de nuestro ser auténtico, nuestra pasión y propósito principales.

3 cambios fundamentales de mentalidad reactiva a creativa:

Desde la certeza al descubrimiento: Fomentando la innovación. Una mentalidad reactiva de certeza consiste en jugar para no perder, tener el control y replicar el pasado. Hoy en día, los líderes deben cambiar a una mentalidad creativa de descubrimiento, que consiste en jugar para ganar, buscar la diversidad de pensamiento, fomentar la colisión creativa, abrazar el riesgo y experimentar.

Desde la autoridad a la asociación: Fomento de la colaboración. El diseño de la organización tradicional tiende a jerarquías en silos basadas en una mentalidad reactiva de autoridad. Diseñadas para la colaboración, las organizaciones ágiles emplean redes de equipos autónomos. Esto requiere una mentalidad creativa subyacente de asociación, de administrar por acuerdo, basado en la libertad, la confianza y la responsabilidad.

Desde la escasez a la abundancia: Fomentando la creación de valor. En mercados estables, las empresas maximizan sus acciones a expensas de otros. Este enfoque de ganar-perder refleja una mentalidad reactiva de escasez, basada en el supuesto de oportunidades y recursos limitados. Hoy para obtener resultados, los líderes deben ver los mercados con una mentalidad creativa de abundancia, que reconozca los recursos ilimitados y el potencial disponible para sus organizaciones y permita la concentración en el cliente, el espíritu empresarial, la inclusión y la creación.

Un enfoque disciplinado.
Si bien estos cambios de mentalidad pueden ser nuevos y requieren un importante “abandono” de las viejas creencias y paradigmas, colectivamente, forman un enfoque muy disciplinado del liderazgo. Y debido a la autonomía y libertad inherentes, el liderazgo en las organizaciones ágiles proviene de un enfoque autodisciplinado, que conduce no por temor al castigo o la sanción, sino al servicio del propósito y la pasión.

2. Transforma tus equipos —> También es importante aprender cómo ayudar a los equipos a trabajar de manera ágil y más efectiva.

– Los líderes deben aprender a formar equipos que sean pequeños, diversos, empoderados y conectados.

– Los líderes deben permitir y alentar a los equipos ágiles a trabajar en ciclos rápidos para permitirles entregar un mayor valor de manera más eficiente y rápida.

– Los líderes deben mantener equipos ágiles enfocados en el cliente externo o interno y en crear valor para ellos, al comprender y abordar sus necesidades no satisfechas y, posiblemente, incluso no reconocidas.

Potenciar el design thinking y la innovación del modelo de negocio

Hemos descubierto que, además de poder liderar en esta nueva forma ágil de trabajar, es importante que los líderes comprendan elementos clave:

El design thinking es un enfoque poderoso para desarrollar soluciones innovadoras para clientes, modelos de negocios y otros tipos de sistemas. Esto comienza con la comprensión de toda la experiencia del cliente en cada etapa del viaje del cliente.

En las organizaciones que son ágiles, cada equipo es visto como una unidad de creación de valor o como un “negocio”. Estos equipos buscan la innovación del modelo de negocio en cada oportunidad, buscando nuevas formas de satisfacer las necesidades de sus clientes internos o externos y entregar más valor para los empleados, inversores, socios y otras partes interesadas.

3. Transforma tu organización —> Aquí, los líderes deben aprender a cocrear el propósito, el diseño y la cultura de una organización ágil.

Propósito: encontrar la estrella del norte

La primera habilidad distintiva a nivel de organización que los líderes deben desarrollar es la capacidad de destilar un propósito claro, compartido y convincente, una estrella del norte, para su organización. En las organizaciones ágiles, los líderes deben aprender a percibir y establecer el propósito de la organización en una conversación con personas de toda la empresa.

Diseño: Aplicar los principios y prácticas del diseño ágil de la organización. 

El segundo nivel de organización que los líderes deben desarrollar es, la capacidad de diseñar la estrategia y el modelo operativo de la organización según los principios y las prácticas ágiles.

Para diseñar y construir una organización ágil, los líderes necesitan un conjunto de habilidades basadas en una comprensión diferente de las organizaciones. Deben aprender a diseñar su organización como un sistema distribuido y en continua evolución. Una organización de este tipo comprende una red de unidades empoderadas más pequeñas, con menos capas, mayor transparencia y gobierno más ágil que un modelo tradicional. Más específicamente, los líderes deben aprender cómo desagregar las grandes empresas existentes en una cartera más granular; transformar las funciones corporativas en una columna vertebral magra, habilitadora; y atraer a una amplia gama de socios en un poderoso ecosistema.

Cultura: dar forma a una cultura organizacional ágil.

El tercer nivel de organización que los líderes deben desarrollar es la capacidad de moldear una nueva cultura en toda la organización, basada en la mentalidad creativa de descubrimiento, asociación, abundancia y sus comportamientos asociados.

Dada la franqueza y la libertad que las personas experimentan en una organización ágil, se puede decir que la cultura juega un papel aún más importante aquí que en las organizaciones tradicionales. Para moldear esta cultura, los líderes deben aprender cómo emprender un esfuerzo multifacético de transformación cultural que se centre en sus propias capacidades y comportamientos.

Muchas organizaciones comienzan sus pilotos ágiles discretamente. Inicialmente, al menos, pueden construir capacidades de liderazgo ágil allí. Pero para escalar la agilidad a través de una organización con éxito, los líderes principales deben aceptar sus preceptos y estar dispuestos a mejorar sus propias capacidades de manera significativa.


Ayudamos a que nuestros clientes logren sus metas más importantes, crezcan y logren una conexión más duradera con sus clientes.

Nuestras Soluciones