Bajo el lema de la digitalización, el mercado se encuentra actualmente en un proceso de cambios y transformaciones entorno a lo digital para acercarse a las expectativas y aspiraciones de sus clientes. Este proceso no deja de ser curioso, ya que nace de la necesidad de las empresas y compañías por conocer a los nuevos y actualizados consumidores. Hoy más que nunca el estar centrado en las necesidades del público es esencial.

Progress en su informe sobre el estado de los negocios digitales (State of Digital Business Report) señala que el 47% de las empresas aún no comienza su proceso de transformación digital, mientras que al 59% le preocupa que ya sea demasiado tarde para ellas. Y tienen razón en su preocupación, ya que el mismo estudio indica que el 55% de las empresas creen que tienen menos de un año antes de comenzar a sufrir financieramente y perder su lugar en el mercado.

La transformación digital es el proceso de integración de la tecnología digital en todas las áreas de una empresa. Esta integración resulta en cambios operacionales y de paradigma para la empresa. El valor de lo que cada compañía entrega a sus consumidores cambió y gracias a la travesía de nuestros clientes podemos saber qué aspectos digitales de nuestra compañía debemos reforzar y cuáles estrategias nos darán mejores resultados.

Las empresas que están invirtiendo y capacitándose en la era digital reportan clientes altamente comprometidos. Estos consumidores actualizados tienen mayor tendencia a hacer referencias directas a una marca preferida y muchas más probabilidades de comprar nuevamente si sienten que el entorno digital es amigable y adaptado a sus necesidades.

Un estudio de MIT encontró que las empresas más maduras que han adoptado la transformación digital son 26% más rentables que sus pares.

¿Quieres saber más sobre la nueva economía digital y cómo abordar esta transformación?